Cahuita

Cahuita es un pueblito a la orillo del mar ubicado en la costa sur del Caribe costarricense. Sus primeros habitantes fueron jamaiquinos, y aunque ahora numerosos expatriados también han designado domicilio, la atmósfera sigue siendo muy relajada y típicamente caribeña. El centro del pueblo se ha vuelto muy turístico, hay pequeños hoteles y restaurantes en donde tendrá la oportunidad de saborear la comida local, a menudo picante o con mucho sabor. Pequeños senderos empiezan en el centro y lo llevan hasta las playas de los alrededores, donde todo es mucho más tranquilo. No hay muchos vehículos y todo es accesible a pie, o en bicicleta si prefiere. Es muy fácil alquilar una bicicleta por un día directamente en Cahuita. Si lo desea, puede ir hasta el pueblo vecino, Puerto Viejo, con su bicicleta. La caminata a lo largo de las playas vale la pena, mejor disponga de un día entero para visitar las bellas costas y playas caribeñas.

La principal atracción del pueblo es el Parque Nacional de Cahuita. Está abierto todos los días de las 6 de la mañana a las 5 de la tarde. Puede entrar desde los dos lados del parque. La primera entrada se hace desde el pueblo de Cahuita y se le pedirá que haga una donación voluntaria, del importe que usted quiera, antes de empezar su excursión. La segunda entrada se sitúa en Puerto Vargas y cuesta 10 dólares por persona. Desde cada una de las entradas, un sendero de 4 km lo conduce desde la punta hasta la jungla. Podrá optar entre dar la vuelta al final del camino o continuar 4 km más para salir del otro lado, por la otra entrada.

El parque, con sus playas de arena blanca y sus cocoteros inclinados hacia el mar, es un lugar verdaderamente paradisíaco. También es famoso por su arrecife de coral, actualmente amenazado. Acompañado por un guía de turismo, podrá practicar snorkeling (esnórquel) con aletas, máscara y tubo para observar erizos de mar y peces coloridos, habitantes de esta área. Se permite bañarse en algunos lugares ¡Ojo ! Las corrientes a veces son fuertes. Sea precavido.

El bosque del parque es también muy impresionante con la exuberante flora y fauna que vive en este bosque tropical costero. Mientras disfruta de los ruidos de la jungla, desde el sonido de grillos hasta el aullido de los monos aulladores, con suerte puede encontrarse en el camino con ardillas, mapaches, tucanes, cangrejos y muchas lagartijas. Le aconsejamos irse al parque temprano en la mañana para maximizar sus posibilidades de encontrarse cara a cara con los animales.