Santa Teresa

Santa Teresa es un pequeño pueblo en la Península de Nicoya, a lo largo de la costa Pacífica de Costa Rica. Se compone solo de una calle central a lo largo de una playa de arena blanca. En esta calle central se encuentran todos los hoteles, los hostales y los restaurantes. Santa Teresa vive principalmente del turismo y sus infraestructuras se han desarrollado mucho estos 10 últimos años. A pesar de esto, hay muy pocos edificios altos y el bosque se luce hasta la orilla de la playa, salvaje y bien preservada. Además, todos los alojamientos y las cabañas se confunden con el paisaje. Santa Teresa es muy agradable para los amantes de la naturaleza y de un ambiente zen.

La playa de Santa Teresa es muy popular por sus corrientes marinas y por la calidad de sus olas, ideales para la práctica del surf. Por cierto, en el pueblo se hallan muchas tiendas para comprar o alquilar una tabla o material de surf, y muchas escuelas proponen clases para todos niveles y edades. Si usted no es un aficionado de este deporte, hay muchas otras actividades posibles. Por ejemplo tendrá la oportunidad hacer una excursión a caballo, en bote y hasta en cuadraciclos ATV, practicar la tirolesa en el bosque del Parque Nacional de Cabo Blanco, o también asistir a una clase de yoga o pilates para relajar su cuerpo y su mente. Al caer la tarde, siéntese en la playa para disfrutar de un increíble atardecer.

Si se queda varios días en la región y desea extender un poco sus visitas, alrededor de Santa Teresa hay otros lugares muy agradables que puede descubrir por ejemplo: Montezuma o la reserva de Cabo Blanco. El pueblo de Montezuma es muy pintoresco y tranquilo. También es famoso por sur cataratas impresionantes, a unos 30 minutos caminando del centro. La Reserva Cabo Blanco es el área protegida más antigua del país. Ha sido reforestada al 85% después de largos años de deforestación y esto ha permitido que numerosas especies animales y peces en vía de extinción se reproduzcan en la reserva. Usted podrá admirar muchas especies como monos, ardillas, venados, guatusas, pizotes y también muchas aves como el tucán o aves migratorios, y por fin, muchas especies marinas, entre otros moluscos o cangrejos.